sábado, 21 de mayo de 2011

Se suele creer que el pensamiento positivo ayuda a llevar una vida más feliz. Cuando hablas de tus problemas, la respuesta más recurrida es la de que miremos el lado positivo, que no hay mal que por bien no venga o que el vaso está medio lleno.

Quizá cuanto más intentes obligarte a ser feliz, más confundida estás, hasta que llegas a un punto en el que ni tú mismos te reconoces.

A veces la realidad se impone y te impide comportarte como si fueras feliz. La salud le puede fallar a un ser querido, tu pareja te puede faltar y puede haber en tu familia problemas que llegan a ser insoportables de acarrear en tu vida… en esos momentos solo quieres aceptar la realidad, olvidar las apariencias y ser tu misma: asustada e infeliz

3 comentarios:

  1. Precioso.. Pero en esas ocasiones siempre habrá alguien que te apoye y te saque más de cien sonrisas^^

    ResponderEliminar