sábado, 21 de mayo de 2011

Cavar un hoyo...

Aguantas, aguantas y aguantas... no queda más remedio... aguantas aún sabiendo que el hecho de hacerlo es como si cavaras un hoyo alrededor de tí misma que lo único que hace es hundirte cada vez y cada vez más hondo, hasta llegar a un punto en el que te encuentras a tanta profundidad... que sabes que vas a permanecer ahí, mucho, pero que muucho tiempo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario