jueves, 30 de junio de 2011

Mi nueva filosofia

Espera a que te llame, pero mientras... llama a otro. Agarra tu banco suplente y monta un partidillo de reserva. Diviértete. Deja que te emboquen, que celebren sus goles, pero mándalos al banquillo antes de que se les suba a la cabeza. Llama a tus amigas, sal a zorrear . ¿Quién te dice que no hay nada mejor por ahí? Cógete un pedo de los que hacen historia, vete de fiesta, no seas sana, deja de joderte a ti misma que todavía hay cabezas que cortar y ni te digo las velas por soplar.

martes, 28 de junio de 2011

Yo se que no estas bien...

A veces, cuando digo: "Estoy bien", lo que quiero es que alguien me mire a los ojos, me abrace fuerte y diga: "Yo sé que no lo estás"

jueves, 23 de junio de 2011

Rodeandome de mentiras creibles que trato de inventar para no tener que aceptar que no valgo la pena...

miércoles, 15 de junio de 2011

Para quien siga la serie "House"


Porque no me puedo sentir más identificada ahora mismo con House y con su rabia... Si no fuera ilegal, yo tampoco dudaba en hacerlo...

martes, 14 de junio de 2011

Sí, puede sonar fuerte, puede sonar duro, exagerado, imprevisible, preciditado, puede incluso dolerte... pero me da igual. Me da igual porque en estos días lo único que mi cabeza piensa en que a pesar de todo lo bueno que haya podido haber...

...En qué puta hora te conocí.

lunes, 6 de junio de 2011


Me pregunto en qué momento el "nada es para siempre" pasó a ser un consuelo...

viernes, 3 de junio de 2011

miércoles, 1 de junio de 2011

Luz Brillante

A todos se nos presenta alguna vez en la vida la posibilidad de poder alcanzar una luz brillante, una oportunidad que nos brinda la vida en muy escasas ocasiones.

Cuando esto ocurre, solo podemos reaccionar de dos maneras: Actuar como si fuera la única oportunidad de tu vida de alcanzar esta luz brillante, aunque te quemes, aunque duela… Arriesgas para conseguir lo que quieres… O en su defecto dar media vuelta y huir, seguros, sin asumir riesgos de ningún tipo…

Yo soy de las que aunque se quemen, duela o cueste, se lanzan a la luz brillante, ateniéndome a las consecuencias, porque sé una vez la consiga, tendré la felicidad que tanto deseo encontrar… Pero por desgracia, tú, escogiste la segunda opción, huir, sin daño alguno, porque temías de las consecuencias. Optaste por la opción COBARDE.

Debería darme igual lo que elijas, pero en este caso, no puedo alcanzar la luz brillante sin ti. Tu cobardía… me costó mi felicidad.