martes, 14 de junio de 2011

Sí, puede sonar fuerte, puede sonar duro, exagerado, imprevisible, preciditado, puede incluso dolerte... pero me da igual. Me da igual porque en estos días lo único que mi cabeza piensa en que a pesar de todo lo bueno que haya podido haber...

...En qué puta hora te conocí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario