lunes, 6 de junio de 2011


Me pregunto en qué momento el "nada es para siempre" pasó a ser un consuelo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario