miércoles, 1 de junio de 2011

Luz Brillante

A todos se nos presenta alguna vez en la vida la posibilidad de poder alcanzar una luz brillante, una oportunidad que nos brinda la vida en muy escasas ocasiones.

Cuando esto ocurre, solo podemos reaccionar de dos maneras: Actuar como si fuera la única oportunidad de tu vida de alcanzar esta luz brillante, aunque te quemes, aunque duela… Arriesgas para conseguir lo que quieres… O en su defecto dar media vuelta y huir, seguros, sin asumir riesgos de ningún tipo…

Yo soy de las que aunque se quemen, duela o cueste, se lanzan a la luz brillante, ateniéndome a las consecuencias, porque sé una vez la consiga, tendré la felicidad que tanto deseo encontrar… Pero por desgracia, tú, escogiste la segunda opción, huir, sin daño alguno, porque temías de las consecuencias. Optaste por la opción COBARDE.

Debería darme igual lo que elijas, pero en este caso, no puedo alcanzar la luz brillante sin ti. Tu cobardía… me costó mi felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario