martes, 10 de mayo de 2011

Tiempo...

“Necesito un tiempo, un tiempo para mí”. Esas fueron exactamente las palabras que salieron de su boca, esa boca que tantas veces la había salvado de caer en la más profunda tristeza producida por su inestabilidad emocional con tan solo un beso, tantas veces la había salvado que en ese momento, justo en ese preciso instante, la hundió en ella sin piedad alguna, para dejarla ahí, en lo más hondo, sin la más mínima posibilidad de salir de aquella oscura tristeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario